viernes, 8 de marzo de 2013

REFLEXIÓN: El frasco de la vida


   Hace mucho tiempo un anciano  profesor reunió a todos los alumnos de su clase y sin decir palabra, tomó un frasco vacío y grande de boca ancha, y procedió a llenarlo con pelotas de golf. Luego le preguntó a sus estudiantes si el frasco estaba lleno.
   Los estudiantes respondieron  que sí.
    Así que el profesor tomó una caja llena de canicas y la vació dentro del frasco. Las canicas llenaron los espacios vacíos entre las pelotas de golf y  el profesor volvió a preguntarle a sus alumnos si el frasco estaba lleno y ellos volvieron a decir que sí.
   Luego el profesor tomó una caja con arena y la vació dentro del frasco. Por supuesto, la arena llenó los espacios vacíos y el profesor preguntó nuevamente si el frasco estaba lleno.
   En esta ocasión los estudiantes respondieron con un ¡¡ sí!! , rotundo
   El profesor enseguida agregó 2 tazas de café al contenido del frasco y efectivamente llenó todos los espacios vacíos entre la arena.
   Los estudiantes no lo podían creer. Cuando la risa se apagaba, el profesor dijo:
   - “Quiero que se den cuenta que este frasco representa la vida. Las pelotas de golf son las cosas importantes, como la familia, los hijos, la salud, los amigos… las cosas que te apasionan. Son cosas que aun si todo lo demás lo perdiéramos y sólo éstas quedaran, nuestras vidas aún estarían llenas.
   Las canicas son las otras cosas que importan, como el trabajo, la casa, el coche, etc.
   La arena es todo lo demás, las pequeñas cosas.
   Si ponemos la arena en el frasco primero, no habrá espacio para las canicas ni para las pelotas de golf. Lo mismo ocurre con la vida. Si gastamos todo nuestro tiempo y energía en las cosas pequeñas, nunca tendremos lugar para las cosas realmente importantes.”
   Uno de los estudiantes levantó la mano y preguntó qué representaba el café. El profesor sonrió y dijo:
   “Sólo es para demostrarles que no importa lo ocupada que tu vida pueda parecer, siempre hay lugar para un par de tazas de café con un amigo.”

11 comentarios:

  1. Hola Anabel, una entrada preciosa y muy real, ya sabes, tenenmos que tomarnos una tacita de café juntas!!!!!!!!
    Besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De acuerdo Conchi, eso está hecho. ¡Un beso!

      Eliminar
  2. El profesor debería jubilarse.
    Está delirando.

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. No conocia esta historia pero me ha encantado, va conmigo, yo todos los dias tomo café con mis amigas...............sienta fenomenal, besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, me alegro de que te haya gustado. ¡Un beso!

      Eliminar
  4. Bueno, café o una cerveza sin alcohol en mi caso.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues igual que yo. Si me tomo café me subo por las paredes y tampoco tomo alcohol.
      ¡Un beso!

      Eliminar
  5. Pues yo me tomo de dos a tres vasos de café sólo, sin leche, y no me altero lo más mínimo. Con los amigos, café, cervecita, o agua, da igual, lo importante es quedar, y pasar un buen rato.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo mismo opino. ¡Besos! Pero sigo prefiriendo no tomar café ¡ja, ja,ja!

      Eliminar

¡Muchas gracias por haberte tomado la molestia de comentar mi entrada! ¡Me hace mucha ilusión! ¡Espero que hasta pronto! ¡Un beso!