Reflexiones


10 PASOS PARA FORMAR UN HIJO DELINCUENTE:

1. Comience desde la infancia dando a su hijo todo lo que pida. Así crecerá convencido de que el mundo entero le pertenece.

2. No se preocupe por su educación ética o espiritual. Espere a que alcance la mayoría de edad para que pueda decidir libremente.
3. Cuando diga palabrotas, festéjeselas. Esto lo animará a hacer cosas más graciosas
4. No le regañe ni le diga que está mal algo de lo que hace. Podría crearle complejos de culpabilidad
5. Recoja todo lo que él deja tirado: libros, zapatos, ropa, juguetes. Así se acostumbrará a cargar la responsabilidad sobre los demás.
6. Déjele leer todo lo que caiga en sus manos. Cuide de que sus platos, cubiertos y vasos estén esterilizados, pero no de que su mente se llene de basura.
7. Riña a menudo con su cónyuge en presencia del niño, así a él no le dolerá demasiado el día en que la familia, quizá por su propia conducta, quede destrozada para siempre.
8. Dele todo el dinero que quiera gastar. No vaya a sospechar que para disponer del mismo es necesario trabajar.
9. Satisfaga todos sus deseos, apetitos, comodidades y placeres. El sacrificio y la austeridad podrían producirle frustraciones.
10. Póngase de su parte en cualquier conflicto que tenga con sus profesores y vecinos. Piense que todos ellos tienen prejuicios contra su hijo y que de verdad quieren fastidiarlo.
______________________________________
Emilio Calatayud es Juez de Menores de Granada, España, conocido por la imposición de sentencias curiosas, ejemplares y basadas en la educación más que en el mero castigo.


¡Un trabajo impresionante!


video


El sauce

 Y qué verdad es esa. A veces nos enfrascamos en las cosas y porfiamos unos con otros sin darnos cuenta que los dos podríamos estar en lo cierto, según desde el punto de vista con que veamos la situación.
  Dos pájaros estaban muy felices sobre un mismo sauce. Uno de ellos se apoyaba en una rama en la punta más alta del sauce; el otro estaba más abajo, en unas ramas bajas.
   Después de un rato, el pájaro que estaba en la rama más alta, por romper el hielo dijo:
   - "¡OH, que bonitas son estas hojas tan verdes!"
   El pájaro que estaba debajo se lo tomó como una provocación y le contestó de mala manera:
   - "¿Pero estás ciego o qué? ¿No ves que son blancas?"
   Y el de arriba, muy molesto, contestó:
   - "¡Tú sÍ que eres ciego! ¡Son verdes!"
   Y el otro, desde ABAJO, con el pico hacia arriba, respondió:
   - "Te apuesto las plumas de la cola a que son blancas. Tú no entiendes nada, pedazo de asno."
   El pájaro de arriba notaba que se le encendía la sangre y, sin pensárselo dos veces, se precipitó sobre su adversario para darle una lección.
   El otro no se movió. Cuando estuvieron cerca el uno del otro, con las plumas erizadas por la ira, tuvieron la lealtad de mirar los dos hacia arriba, en la misma dirección, antes de empezar la pelea. El pájaro que había venido de arriba se sorprendió:
   - "¡OH, que extraño! Fíjate que las hojas son blancas!"
   E invitó a su amigo:
   - "Ven hasta arriba donde estaba yo antes."

    Volaron hasta la rama más alta del sauce y esta vez dijeron los dos a la vez:
   - "¡Fíjate que las hojas son verdes!"

Cuento Zen: El bambú japonés
 "Hay algo muy curioso que sucede con el bambú japonés y que lo transforma en no apto para impacientes. Siembras la semilla, la abonas y te ocupas de regarla constantemente. Durante los primeros meses no sucede nada apreciable. En realidad, no pasa nada con la semilla durante los primeros siete años, a tal punto que un cultivador inexperto estaría convencido de haber comprado semillas estériles. Sin embargo, durante el séptimo año, en un período de sólo seis semanas, la planta de bambú crece ... ¡más de treinta metros!
   - ¿Tarda sólo seis semanas en crecer?
   - ¡No! La verdad es que se toma siete años para crecer y seis semanas para desarrollarse. Durante los primeros siete años de aparente inactividad, este bambú genera un complejo sistema de raíces que le permiten sostener el crecimiento que vendrá después.
   En la vida cotidiana, muchas personas tratan de encontrar soluciones rápidas, triunfos apresurados, sin entender que el éxito es simplemente resultado del crecimiento interno y que éste requiere tiempo.    Quizá por la misma impaciencia, muchos de aquellos que aspiran a resultados a corto plazo, abandonan súbitamente justo cuando ya estaban a punto de conquistar la meta. Es tarea difícil convencer al impaciente de que sólo llegan al éxito aquellos que luchan en forma perseverante y saben esperar el momento adecuado." 

El pescador (adaptación de Cristina Sáenz Enríquez)



   Un banquero americano estaba en el muelle de un pueblito caribeño, cuando llegó un bote con un solo pescador.
   Dentro del bote había varios atunes de buen tamaño.
   El americano elogió al pescador por la calidad del pescado y le preguntó cuánto tiempo le había llevado pescarlos.
   El pescador respondió que sólo un poco de tiempo.
   El americano le preguntó por qué no permanecía más tiempo y sacaba más pescado.
   El pescador le dijo que él tenía lo suficiente para satisfacer las necesidades inmediatas de su familia.
   El americano le preguntó:
   - "Pero, ¿qué hace usted con el resto de su tiempo?"
   El pescador le dijo:
   - "Después de pescar, descanso un poco, juego con mis hijos, duermo la siesta con mi señora María, voy al pueblo por las noches donde tomo vino y toco la guitarra con mis amigos.¡Tengo una vida placentera y ocupada!"
   El americano replicó:
   - "¡Soy un MBA de Harvard y podría ayudarte. Deberías gastar más tiempo en la pesca y con los ingresos comprar un bote más grande, después con las ganancias podrías comprar varios botes y eventualmente tendrías una flota de botes pesqueros. En vez de vender el pescado a un intermediario, lo podrías hacer directamente a un procesador y eventualmente abrir tu propia procesadora.
   Podrías asimismo controlar la producción, el procesamiento y la distribución.
   Deberías salir de este pequeño pueblo e irte a la capital donde mejorarías tu empresa en expansión."
   El pescador preguntó:
   - " Pero, ¿cuánto tiempo tarda todo esto?"
   A lo cual respondió el americano:
   -" Entre 15 y 20 años."
   -"¿Y luego qué?" - replicó el pescador.
   El americano se rió y dijo que esa era la mejor parte:
   -" Cuando llegue la hora deberías anunciar un IPO (Oferta Inicial de Acciones) y vender las acciones de tu empresa al público. Te volverás rico, tendrás millones" -contestó el empresario.
   -" Millones... y ¿luego qué?" - replicó el pescador.
   Dijo el americano:
   -"Luego te puedes  retirar. Te mueves a un pueblito en la costa donde puedes dormir hasta tarde, pescar un poco, jugar con tus hijos, dormir la siesta con tu mujer, ir todas las noches al pueblo donde tomar vino con tus amigos y tocar la guitarra con ellos."
   El pescador respondió:
   - "¿Acaso no es eso lo que tengo ahora?"

   MORALEJA.-
   ¿Cuántas vidas desperdiciadas buscando lograr una felicidad que ya se tiene pero que muchas veces no vemos?

   La verdadera felicidad consiste en amar lo que tenemos y no sentirnos mal por aquello que no tenemos.

   "Si lloras por haber perdido el Sol, las lágrimas no te dejarán ver las estrellas."
---------------


 He oído decir que acaban de abrir una tienda nueva en Nueva York:

"LA TIENDA DE MARIDOS"

   Cuando las mujeres van a elegir un marido, tienen que seguir las instrucciones que se indican a la entrada:
   "Sólo se puede visitar esta tienda una vez."
   Hay 6 plantas y el valor de los maridos aumenta a medida que se va subiendo de planta.
   Se puede elegir marido en cualquier planta o seguir subiendo a las siguientes plantas, pero NO SE PUEDE volver a bajar, excepto para salir del edificio."
   Así que una mujer va a la Tienda de Maridos para encontrar uno.

   En la 1ª planta, el cartel de la puerta indica:
   "Estos hombres tienen trabajo."

   El cartel de la 2ª planta dice:
   "Estos hombres tienen trabajo y adoran a los niños."

   En el cartel de la 3ª planta pone:
   " Estos hombres tienen trabajo, adoran a los niños y son guapísimos."
   "¡Vaya!" piensa la mujer, pero se siente obligada a seguir subiendo.

   Va a la 4ª planta y el cartel dice:
   "Estos hombres tienen trabajo, adoran a los niños, son guapísimos y ayudan con las tareas de la casa."
   "¡Madre mía!" - exclama -"¡casi no puedo creerlo!"

   Pero, a pesar de ello, sube a la quinta planta. En el cartel pone:
   "5ª planta: Estos hombres tienen trabajo, adoran a los niños, son guapísimos, ayudan con las tareas de la casa y son súper románticos."
   Siente la tentación de quedarse, pero no puede resistir seguir subiendo.

   Va a la 6ª planta y el cartel dice:
   "Eres la visitante número 31.456.012 de esta planta. No hay hombres en esta planta. Esta planta sólo existe como prueba de que las mujeres son imposibles de complacer."

   "Gracias por visitar la Tienda de Maridos."

   Para evitar un conflicto de géneros, el propietario de la tienda ha abierto también una


"TIENDA DE ESPOSAS"

   junto enfrente. Esto es lo que hay:

   El letrero de la 1ª planta dice:
   "Esposas que adoran el sexo"

   En la 2ª planta hay esposas que adoran el sexo y tienen dinero.

   Se desconoce el contenido de las plantas 3ª a 6ª, ya que nunca han sido visitadas.

   MORALEJA: 
      La mujer nunca está satisfecha. Sin embargo, el hombre se conforma con "cualquier cosa".

¿De dónde viene el lado negativo de nuestra mente?



   Un grupo de discípulos le preguntó una vez a su maestro Zen:

   - "¿De dónde viene el lado negativo de nuestra mente?"

    El maestro se retiró un momento y enseguida regresó con un gigante lienzo

en blanco.

   En medio del lienzo había un pequeño punto negro.

   - "¿Qué ven en este lienzo?" - preguntó el maestro. 

   Los discípulos respondieron:

   - "Un pequeño punto negro. "

   El maestro dijo:

   - " Ése es el origen de la mente negativa. Ninguno de ustedes ve la enorme extensión blanca que lo 

rodea."

¿Quién puede hacer que amanezca? (De Antonio de Mello)


   El Maestro siempre permitía que cada cual creciera a su propio ritmo. Que se sepa, nunca pretendió “presionar” a nadie. Y él mismo lo explicaba con la siguiente parábola:

   - "Una vez, al observar un hombre cómo una mariposa luchaba por salir de su capullo con demasiada lentitud
para su gusto, trató de ayudarla soplando delicadamente.
   Y, en efecto, el calor de su aliento sirvió para acelerar el proceso. Pero lo que salió del capullo no fue una mariposa, sino una criatura con las alas destrozadas.

   Cuando se trata de crecer, concluyó el Maestro, no se puede acelerar el proceso porque lo único que puede conseguirse es abortarlo.

Fuente: ¿Quién puede hacer que amanezca? de Anthony de Mello


  Érase una vez una rey que iba en busca de la felicidad ya que, aun cuando tenía todos los placeres a su alcance debido a su inmensa riqueza, siempre se sentía vacío y nunca estaba satisfecho con lo que poseía. 
   Tal era su infelicidad, que admiraba a uno de sus sirvientes más pobres a quien, sin importarle su condición económica, irradiaba dicha y gozo sincero por la vida.
   Motivado por lo anterior, fue a solicitar consejo al sabio del reino y le preguntó: 
   - "¿Cómo es posible que uno de mis sirvientes, aun siendo pobre, sea más feliz que yo, el gran rey?"
   El sabio hizo una pausa y le contestó:
   - "Para poder explicarte la razón de tu infelicidad y de casi todos los hombres, necesito que comprendas el EFECTO 99."
   - "¿Y qué significa eso? - preguntó el rey.
   - "Para que lo puedas comprender, necesito que consigas un costal con 99 monedas de oro. En el momento en que lo tengas, ven y podré explicarte."
   El Rey, ni tardo ni perezoso, fue de inmediato a conseguir lo que el sabio le había pedido y regresó con él. El sabio le dijo que ahora debían de seguir a escondidas al sirviente a su casa, cosa que hicieron esa misma noche.
  Cuando el sirviente entró en su casa, el sabio puso el costal con las 99 monedas en la entrada de su casa, tocó la puerta y corrió a ocultarse junto al rey. Cuando el sirviente salió, vió el costal, lo recogió y se metió de nuevo en su hogar. El sabio y el rey prosiguieron a espiarlo desde la ventana. 
   Cuando abrió el costal, el sirviente quedó asombrado con su contenido, estaba encantado y sin perder tiempo comenzó a contar todas las monedas. Cuando terminó el conteo, se rascó intrigado la cabeza y comenzó de nuevo el conteo, ya que él suponía que faltaba una moneda para completar las 100.
    Al terminar el segundo recuento, el sirviente se desesperó and comenzó a buscar debajo de la mesa sin rastro alguno de esa moneda perdida, por lo que comenzó a angustiarse.
   Fue entonces cuando el sabio le dijo al Rey:
   - "¿Te das cuenta? Eso es justamente a lo que me refería con el EFECTO 99. El sirviente, al igual que tú, ha dejado de valorar la mayoría de sus bendiciones para enfocarse en los pequeños detalles que "cree" le hace falta. En ello radica la infelicidad del ser humano."

A. Jodorowsky
¿Qué son para ti cien mil años?

Moisés Leví se dirigió a Jehová y le preguntó:
- "Señor, ¿qué son para ti cien mil años?"
- "Lo mismo que un minuto."
- "Señor, ¿qué son para ti cien mil dólares?"
- "Lo mismo que un céntimo"
- "Pues bien, Señor, ¡dame un céntimo!"
- "Concedido" - respondió Jehová-, "pero espera un minuto."

De Perich


Los 10 Mandamientos del Peregrino


  1. Seguirás las flechas amarillas sobre todas las cosas
  2. No correrás kilómetros en vano
  3. No descansarás ni en fiestas
  4. Llamarás a tu padre y a tu madre
  5. No pararás
  6. No llevarás calcetines impuros
  7. No te quejarás
  8. No dirás falsas distancias al hablar
  9. No tendrás pensamientos ni deseos de irte
  10. No codiciarás las ampollas ajenas
   Estos mandamientos se encierran en 2:
  1.    Andarás sobre todas las cosas y
  2. Cuidarás la mochila del prójimo como la tuya misma


Mensaje budista


Se dice que alguien le pregunto al Buda "¿Qué es lo que tú y tus discípulos practican?
El les respondió: "Nosotros nos sentamos, caminamos y comemos".
Entonces volvió a cuestionar: "Pero cualquiera puede sentarse, caminar y comer".
A lo cual el Buda contestó:
"Nosotros, al sentarnos, estamos conscientes de estar sentados, al caminar, estamos conscientes de estar caminando y al comer, estamos conscientes de estar comiendo."

   Se dice que alguien le preguntó Al Buda:
   -"¿Qué es lo que tú y tus discípulos practican?"
   Él les respondió:
   -"Nosotros nos sentamos, caminamos y comemos".
   Entonces volvió a cuestionar:
   -"Pero cualquiera puede sentarse, caminar y comer."
   A lo cual el Buda contestó:
   -"Nosotros, al sentarnos, estamos conscientes de estar sentados; al caminar, estamos conscientes de estar caminando y al comer, estamos conscientes de estar comiendo."


  (Me encanta este mensaje porque para mí representa el reflejo de una población estresada, que hace muchas cosas y rápidamente, sin degustar nada de lo que hace. En vez de deleitarse en el aquí y el ahora siempre está pensando en lo que debe hacer después y en todo lo que le queda por hacer).

El frasco de la vida



   Hace mucho tiempo un anciano  profesor reunió a todos los alumnos de su clase y sin decir palabra, tomó un frasco vacío y grande de boca ancha, y procedió a llenarlo con pelotas de golf. Luego le preguntó a sus estudiantes si el frasco estaba lleno.
   Los estudiantes respondieron  que sí.
    Así que el profesor tomó una caja llena de canicas y la vació dentro del frasco. Las canicas llenaron los espacios vacíos entre las pelotas de golf y  el profesor volvió a preguntarle a sus alumnos si el frasco estaba lleno y ellos volvieron a decir que sí.
   Luego el profesor tomó una caja con arena y la vació dentro del frasco. Por supuesto, la arena llenó los espacios vacíos y el profesor preguntó nuevamente si el frasco estaba lleno.
   En esta ocasión los estudiantes respondieron con un ¡¡ sí!! , rotundo
   El profesor enseguida agregó 2 tazas de café al contenido del frasco y efectivamente llenó todos los espacios vacíos entre la arena.
   Los estudiantes no lo podían creer. Cuando la risa se apagaba, el profesor dijo:
   - “Quiero que se den cuenta que este frasco representa la vida. Las pelotas de golf son las cosas importantes, como la familia, los hijos, la salud, los amigos… las cosas que te apasionan. Son cosas que aun si todo lo demás lo perdiéramos y sólo éstas quedaran, nuestras vidas aún estarían llenas.
   Las canicas son las otras cosas que importan, como el trabajo, la casa, el coche, etc.
   La arena es todo lo demás, las pequeñas cosas.
   Si ponemos la arena en el frasco primero, no habrá espacio para las canicas ni para las pelotas de golf. Lo mismo ocurre con la vida. Si gastamos todo nuestro tiempo y energía en las cosas pequeñas, nunca tendremos lugar para las cosas realmente importantes.”
   Uno de los estudiantes levantó la mano y preguntó qué representaba el café. El profesor sonrió y dijo:
   “Sólo es para demostrarles que no importa lo ocupada que tu vida pueda parecer, siempre hay lugar para un par de tazas de café con un amigo.”
   La carpintería


   Hace mucho tiempo en una carpintería no muy lejana unas herramientas discutían sobre su comportamiento , el martillo aceptó su culpa, pero pidió que también fuera expulsado el tornillo; dijo que había que darle muchas vueltas para que sirviera de algo.
   Ante el ataque, el tornillo aceptó también, pero a su vez pidió la expulsión de la lija. Hizo ver que era muy áspera en su trato y siempre tenía fricciones con los demás.
   Y la lija estuvo de acuerdo, a condición de que fuera expulsado el metro que siempre se la pasaba midiendo a los demás según su medida, como si fuera el único perfecto.
   En eso entró el carpintero, se puso el delantal e inició su trabajo. Utilizó el martillo, la lija, el metro y el tornillo. Finalmente, la tosca madera inicial se convirtió en un lindo juego de ajedrez.
   Cuando la carpintería quedó nuevamente sola, la asamblea reanudó la deliberación. Fue entonces cuando tomó la palabra el serrucho, y dijo:
   “Señores, ha quedado demostrado que tenemos defectos, pero el carpintero trabaja con nuestras cualidades. Eso es lo que nos hace valiosos. Así que no pensemos ya en nuestros puntos malos y concentrémonos en la utilidad de nuestros puntos buenos”.

   La asamblea encontró entonces que el martillo era fuerte, el tornillo unía y daba fuerza, la lija era especial para afinar y limar asperezas y observaron que el metro era preciso y exacto.
   Se sintieron entonces un equipo capaz de producir y hacer cosas de calidad.
   Se sintieron orgullosos de sus fortalezas y de trabajar juntos.

   A veces nos fijamos solo en los defectos de los demás y no en sus virtudes


Cuando Pepito era un niño...

 Cuando Pepito era un niño quería ser bailarín, pero sus padres no se lo permitieron porque decían que eso era para maricones.
   Después, él quiso ser estilista-peluquero pero sus padres tampoco le dejaron porque pensaban que eso era de maricones.
   Entonces, Pepito quiso ser sastre y los padres tampoco le dejaron por la misma razón.
   Después de un tiempo Pepito creció y se hizo mayor y ahora... Pepito ¡es maricón! y además ¡no sabe hacer nada!

   MORAL: Dejad a vuestros hijos que estudien lo que quieran.
   

¿Qué es el éxito?

El éxito es:

A los 3 años: no mearse
A los 6 años: recordar lo que hiciste en el día
A los 12 años: tener muchos amigos
A los 18 años: tener carnet de conducir
A los 20 años: tener relaciones sexuales
A los 35 años: tener mucho dinero
A los 50: tener muchísimo dinero
A los 65 años: tener relaciones sexuales
A los 70 años: tener carnet de conducir
A los 80 años: recordar lo que hiciste en el día
A los 85 años: no mearse

MORALEJA: ¡Hay que joderse! ¡Las vueltas que da la vida!



El valor de una coma

Una coma puede ser una pausa - o no...No, espere.
No espere.

Puede hacer desaparecer su dinero.
23,4.
2,34.

Puede crear héroes...Eso solo, él lo resuelve.
Eso, solo él lo resuelve.

Puede ser la solución.Vamos a perder, poco se resolvió.
Vamos a perder poco, se resolvió.

Cambia una opinión.No queremos saber.
No, queremos saber.

La coma puede condenar o salvar.
¡No tenga clemencia!
¡No, tenga clemencia!

Una coma hace la diferencia entre dos puntos de vista

Imaginemos el siguiente ejercicio en facultad:

Ponga la coma donde corresponda en la frase siguiente:

SI EL HOMBRE SUPIESE EL VALOR QUE TIENE LA MUJER SE ARRASTRARÍA EN SU BÚSQUEDA.


* Si eres mujer, seguramente pusiste la coma después de mujer...
* Si eres hombre, pusiste la coma después de TIENE...

Para pensar,¿no?
----------------
La enseñanza del alacrán

Me encantan las enseñanzas de los maestros orientales. Así, he encontrado ésta y he querido compartirla con vosotros.
Espero que os haga ver alguna "luz".
Un maestro oriental que vio cómo un alacrán se estaba ahogando, decidió sacarlo del agua, pero cuando lo hizo, el alacrán lo picó. Por la reacción al dolor, el maestro lo soltó, y el animal cayó al agua y de nuevo estaba ahogándose. El maestro intentó sacarlo otra vez, y otra vez el alacrán lo picó. Alguien que había observado todo, se acercó al maestro y le dijo: "Perdone, ¡pero usted es terco¡ ¿No entiende que cada vez que intente sacarlo del agua lo picará?". El maestro respondió: "La naturaleza del alacrán es picar, y eso no va a cambiar la mía, que es ayudar". Y entonces, ayudándose de una hoja, el maestro sacó al animalito del agua y le salvó la vida. No cambies tu naturaleza si alguien te hace daño!! ...sólo toma precauciones. Algunos persiguen la felicidad; otros la crean.

Un maestro oriental que vio cómo un alacrán se estaba ahogando, decidió sacarlo del agua, pero cuando lo hizo, el alacrán lo picó. Por la reacción al dolor, el maestro lo soltó, y el animal cayó al agua y de nuevo estaba ahogándose. El maestro intentó sacarlo otra vez, y otra vez el alacrán lo picó.
Alguien que había observado todo, se acercó al maestro y le dijo: "Perdone, ¡pero usted es terco¡ ¿No entiende que cada vez que intente sacarlo del agua lo picará?". El maestro respondió: "La naturaleza del alacrán es picar, y eso no va a cambiar la mía, que es ayudar". Y entonces, ayudándose de una hoja, el maestro sacó al animalito del agua y le salvó la vida. No cambies tu naturaleza si alguien te hace daño!! ...sólo toma precauciones.

Ingeniosa ficción



Encontré este escrito circulando por Facebook y me pareció genial, ya que compara la vida uterina con nuestra propia vida terrenal y el nacimiento como lo que nosotros llamaríamos nuestra propia muerte y la vida después de ella.


En el vientre de una mujer embarazada se encontraban dos bebés. Uno pregunta al otro:
- ¿Tú crees en la vida después del parto?
- Claro que sí. Algo debe existir después del parto. Tal vez estemos aquí porque necesitamos prepararnos para lo que seremos más tarde.
- ¡Tonterías! No hay vida después del parto. ¿Cómo sería esa vida?
- No lo sé pero seguramente... habrá más luz que aquí. Tal vez caminemos con nuestros propios pies y nos alimentemos por la boca.
- ¡Eso es absurdo! Caminar es imposible. ¿Y comer por la boca? ¡Eso es ridículo! El cordón umbilical es por donde nos alimentamos. Yo te digo una cosa: la vida después del parto está excluida. El cordón umbilical es demasiado corto.
- Pues yo creo que debe haber algo. Y tal vez sea distinto a lo que estamos acostumbrados a tener aquí.
- Pero nadie ha vuelto nunca del más allá, después del parto. El parto es el final de la vida. Y a fin de cuentas, la vida no es más que una angustiosa existencia en la oscuridad que no lleva a nada.
- Bueno, yo no sé exactamente cómo será después del parto, pero seguro que veremos a mamá y ella nos cuidará.
- ¿Mamá? ¿Tú crees en mamá? ¿Y dónde crees tú que está ella ahora?
- ¿Dónde? ¡En todo nuestro alrededor! En ella y a través de ella es como vivimos. Sin ella todo este mundo no existiría.
- ¡Pues yo no me lo creo! Nunca he visto a mamá, por lo tanto, es lógico que no exista.
- Bueno, pero a veces, cuando estamos en silencio, tú puedes oírla cantando o sentir cómo acaricia nuestro mundo. ¿Sabes?... Yo pienso que hay una vida real que nos espera y que ahora solamente estamos preparándonos para ella...'


   En el vientre de una mujer embarazada se encontraban dos bebés. Uno pregunta al otro:
- ¿Tú crees en la vida después del parto?
- Claro que sí. Algo debe existi
r después del parto. Tal vez estemos aquí porque necesitamos prepararnos para lo que seremos más tarde.
- ¡Tonterías! No hay vida después del parto. ¿Cómo sería esa vida?
- No lo sé pero seguramente... habrá más luz que aquí. Tal vez caminemos con nuestros propios pies y nos alimentemos por la boca.
- ¡Eso es absurdo! Caminar es imposible. ¿Y comer por la boca? ¡Eso es ridículo! El cordón umbilical es por donde nos alimentamos. Yo te digo una cosa: la vida después del parto está excluida. El cordón umbilical es demasiado corto.
- Pues yo creo que debe haber algo. Y tal vez sea distinto a lo que estamos acostumbrados a tener aquí.
- Pero nadie ha vuelto nunca del más allá, después del parto. El parto es el final de la vida. Y a fin de cuentas, la vida no es más que una angustiosa existencia en la oscuridad que no lleva a nada.
- Bueno, yo no sé exactamente cómo será después del parto, pero seguro que veremos a mamá y ella nos cuidará.
- ¿Mamá? ¿Tú crees en mamá? ¿Y dónde crees tú que está ella ahora?
- ¿Dónde? ¡En todo nuestro alrededor! En ella y a través de ella es como vivimos. Sin ella todo este mundo no existiría.
- ¡Pues yo no me lo creo! Nunca he visto a mamá, por lo tanto, es lógico que no exista.
- Bueno, pero a veces, cuando estamos en silencio, tú puedes oírla cantando o sentir cómo acaricia nuestro mundo. ¿Sabes?... Yo pienso que hay una vida real que nos espera y que ahora solamente estamos preparándonos para ella...'


UN HOMBRE DE NEGOCIOS. POR JORGE BUCAY


Un hombre de negocios norteamericano estaba en el embarcadero de un pueblecito costero de México cuando llegó una barca con un solo tripulante y varios soberbios atunes. 

El norteamericano felicitó al mexicano por la calidad del pescado y le preguntó cuánto tiempo había tardado en pescarlo. 

El mexicano replicó: 

- Oh, sólo un ratito. 

Entonces el norteamericano le preguntó por qué no se habia quedado más tiempo para coger más peces. El mexicano dijo que ya tenía suficiente para las necesidades de su familia. 

El norteamericano volvió a preguntar: 

- ¿Y qué hace usted entonces con el resto de su tiempo? 

El mexicano contestó: 

- Duermo hasta tarde, pesco un poco, juego con mis hijos, duermo la siesta con mi mujer, voy cada tarde al pueblo a tomar unas copas y a tocar la guitarra con los amigos. Tengo una vida plena y ocupada, señor. 

El norteamericano dijo con tono burlón: 

- Soy un graduado de Harvard y le podría echar una mano. Debería dedicar más tiempo a la pesca y con las ganancias comprarse una barca más grande. 

Con los beneficios que le reportaría una barca más grande, podría comprar varias barcas. Con el tiempo, podría hacerse con una flotilla de barcas de pesca. En vez de vender su captura a un intermediado, se la podría vender al mayorista; incluso podría llegar a tener su propia fábrica de conservas. Controlaría el producto, el proceso industrial y la comercialización. Tendría que irse de esta aldea y mudarse a Ciudad de México, luego a Los Ángeles y finalmente a Nueva York, donde dirigiría su propia empresa en expansión. 

- Pero, señor, ¿Cuánto tiempo tardaría todo eso? 

- De quince a veinte años. 

- Y luego ¿qué? 

El norteamericano soltó una carcajada y dijo que eso era la mejor parte: 

- Cuando llegue el momento oportuno, puede vender la empresa en bolsa y hacerse muy rico. Ganaría millones. 

- ¿Millones, señor? Y luego ¿que? 

- Luego se podría retirar. Irse a un pequeño pueblo costero donde podría dormir hasta tarde, pescar un poco, jugar con sus nietos, hacer la siesta con su mujer e irse de paseo al pueblo por las tardes a tomar unas copas y tocar la guitarra con sus amigos. 

- Pero, señor, perdería entre quince y veinte años para hacer lo mismo que estoy haciendo en este momento.

  SI EL DINERO CIRCULA SE ACABA LA CRISIS

Es agosto, en una pequeña ciudad de la costa, en plena temporada; cae una lluvia torrencial
y hace varios días que la ciudad parece desierta. Hace tiempo que la crisis viene azotando este lugar, todos tienen deudas y viven a base de créditos.

Por fortuna, llega un millonario, forrado de guita y entra en el único pequeño hotel del...
lugar. Pide una habitación. Pone un billete de 100 euros en la mesa de la recepcionista y se va a ver las habitaciones. El jefe del hotel agarra el billete y sale corriendo a pagar sus deudas con el carnicero. Éste toma el billete y corre a pagar su deuda con el criador de cerdos. Al momento éste sale corriendo para pagar lo que le debe al molino proveedor de alimentos para animales. El dueño del molino toma el billete al vuelo y corre a liquidar su deuda con María, la prostituta a la que hace tiempo que no le paga. En tiempos de crisis, hasta ella ofrece servicios a crédito. La prostituta con el billete en mano sale para el pequeño hotel donde había traído a sus clientes las últimas veces y que todavía no había pagado y le entrega el billete al dueño del hotel. En este momento baja el millonario, que acaba de echar un vistazo a las habitaciones, dice que no le convence ninguna, toma el billete y se va. Nadie ha ganado un centavo, pero ahora toda la ciudad vive sin deudas y mira el futuro con confianza!!!

CODICIA (De jorge Bucay)


Cavando para montar un cerco que separara mi terreno del de mi vecino, me encontré enterrado en mi jardín, un viejo cofre lleno de monedas de oro.

A mi no me interesó por la riqueza, sino por lo extraño del hallazgo, nunca he sido ambicioso y no me importan demasiado los bienes materiales, pero igual desenterré el cofre.

Saqué las monedas y las lustré. Estaban tan sucias las pobres.....

Mientras las apilaba sobre mi mesa prolijamente, las fui contando.....


Constituían una verdadera fortuna. Sólo por pasar el tiempo, empecé a imaginar todas las cosas que se podrían comprar con ellas.

Pensaba en lo contento que se pondría un codicioso que se topara con semejante tesoro. 

Por suerte, por suerte...., no era mi caso...

Hoy vino un señor a reclamar las monedas, era mi vecino. Pretendía sostener el muy miserable que las monedas las había enterrado su abuelo, y que por lo tanto le pertenecían a él.

Me fastidió tanto que lo maté.....

Si no lo hubiera visto tan desesperado por tenerlas, se las hubiera dado, porque si hay algo que a mí no me importa son las cosas que se compran con dinero.


Pero, eso sí, no soporto la gente codiciosa.....
----------
Cristóbal Colón pudo descubrir América sólo porque ¡era soltero!

Cristóbal Colón pudo descubrir América sólo porque: ¡¡ERA SOLTERO!! Si Cristóbal Colón, hubiese tenido una esposa, habría tenido que oír: ¿Y por qué tienes que ir tú? ¿Y por qué no mandan a otro? ¿Tu eres el más tonto? ¡Todo lo ves redondo! ¿Estas loco, o eres idiota? ¡No conoces ni a mi familia y vas a descubrir el nuevo mundo! ¿Qué escondes? ¡Ni siquiera sabes a donde vas! ¿Y sólo van a viajar hombres? ¿Quién se lo va a creer? ¿Y por qué no puedo ir yo, si tú eres el jefe?.... ¡A mi nunca me llevas de viaje! ¡Desgraciado!, ya no sabes qué inventar para estar fuera de casa ¡Si cruzas esa puerta, yo me voy con mi madre! ¡Sinvergüenza! ¿Y quién es esa tal María? ¿Qué Pinta? ¿Y dices que es una Niña?... ¡Vete a la mierda!... ¡Salido! ¡Todo lo tenías planeado, maldito! Tu has quedao con esas putas indias. ¿A mí me vas a engañar? ¿Qué la Reina va a vender sus joyas para que viajes? ¿Me crees tonta, o qué? ¡A saber qué tienes con esa vieja! ¡No permitiré que vayas a ningún lado! ¡Siempre te las apañas para dejarme sola! No va a pasar nada si el mundo sigue plano... Así que no te vistas que ... ¡NO VAS!
----------------




No sé quien fue el genio que lo escribió pero es excelente ...

Es agosto, en una pequeña ciudad de la costa, en plena temporada; cae una lluvia torrencial
y hace varios días que la ciudad parece desierta.
Hace tiempo que la crisis viene azotando este lugar, todos tienen deudas y viven a base de créditos.

Por fortuna, llega un millonario, forrado de guita y entra en el único pequeño hotel del lugar.
Pide una habitación. Pone un billete de 100 euros en la mesa de la recepcionista y se va a ver las habitaciones. El jefe del hotel agarra el billete y sale corriendo a pagar sus deudas con el carnicero. Éste toma el billete y corre a pagar su deuda con el criador de cerdos. Al momento éste sale corriendo para pagar lo que le debe al molino proveedor de alimentos para animales. El dueño del molino toma el billete al vuelo y corre a liquidar su deuda con María, la prostituta a la que hace tiempo que no le paga. En tiempos de crisis, hasta ella ofrece servicios a crédito. La prostituta con el billete en mano sale para el pequeño hotel donde había traído a sus clientes las últimas veces y que todavía no había pagado y le entrega el billete al dueño del hotel. En este momento baja el millonario, que acaba de echar un vistazo a las habitaciones, dice que no le convence ninguna, toma el billete y se va. Nadie ha ganado un centavo, pero ahora toda la ciudad vive sin deudas y mira el futuro con confianza!!!

MORALEJA: ¡¡¡SI EL DINERO CIRCULA SE ACABA LA CRISIS!!!




"Hay que buscarse un amante"


"El balde chino"
"También lo imperfecto tiene valor y una razón de ser"

 

"Paganini"

"Algunos decían que él era muy extraño; otros, que era sobrenatural...
Es el símbolo del profesional que continúa adelante frente a lo imposible."

"Estaciones de la vida"


"Nada sucede por casualidad"


"El ladrón de sueños"
"No permitas que nadie te robe tus sueños"


"La familia y el burro"
"Siempre te criticarán..."


"El billete de 500 euros"



"El convoy de la vida"

 

"El eco de la vida"
"Nuestra vida es un reflejo de nuestras acciones..."



"Cuatro esposas"
En realidad, todos tenemos cuatro esposas en nuestra vida.


"La ratonera"
"El que no vive para servir, no sirve para vivir."


"Disfruta tu café"
En la vida no sólo es importante lo exterior, sino la esencia de las cosas... Es más importante el café, el contenido, que la taza...